La dieta mediterránea aporta importantes beneficios para los mayores

Que la dieta mediterránea, caracterizada por la ingesta moderada de, entre otros alimentos, legumbres, cereales, fruta, verdura, lácteos, agua, aceite de oliva virgen, pescado, carne y huevos, es enormemente saludable y una de las más sabrosas del mundo ya lo sabíamos. Pero recientes estudios científicos han sacado a la luz nuevos beneficios que aporta al organismo, especialmente para las personas mayores. Para muestra, bien vale un botón, y hasta dos en este caso.

Minimiza el riesgo de sufrir osteoporosis

Una de las principales conclusiones a las cuales se llegó en el XIV Congreso Nacional de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), celebrado en junio en Valencia, es que la dieta mediterránea reduce el riesgo de fracturas de cadera y roturas óseas en general, problema que sufrirán, aproximadamente, un tercio de las mujeres y una quinta parte de los hombres, principalmente en edades avanzadas. Pero a pesar de que quienes siguen esta dieta tienen una mayor densidad ósea que aquéllos que no lo hacen, las mujeres españolas de mediana edad se están distanciando progresivamente del patrón de la misma y siguiendo una alimentación cada vez más desequilibrada, tal y como confirma una investigación realizada por la Universidad de Granada, lo que incrementa el riesgo de padecer osteoporosis, sobrepeso y enfermedades cardiovasculares, según concluyen sus autores.

Mejora la salud cerebral

Asimismo, recientes estudios desarrollados por el Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de la Clínica Mayo de Rochester (Estados Unidos) demuestran que la dieta mediterránea mejora la salud cerebral y podría detener el proceso de deterioro cognitivo en las personas mayores. Para llegar a esta conclusión, los expertos conformaron un grupo de 672 personas de entre 70 y 89 años que no padecían ningún tipo de demencia ni estaban en cuidados paliativos o en fase terminal. Todos ellos explicaron las pautas alimenticias que seguían habitualmente y realizaron diferentes pruebas de memoria, lenguaje, habilidades espaciales y deterioro cognitivo. Además, se les midió el grosor cortical de varias regiones del cerebro. Tras analizar los datos se comprobó que quienes mayor adherencia tenían a este tipo de dieta, especialmente aquéllos que comían más legumbres y pescado, tenían un mayor grosor cortical en los lóbulos cerebrales.

España, 2º país en longevidad del mundo

El pasado mes de noviembre España escaló hasta el 2º lugar en longevidad entre todos los países del mundo, adelantando a otras potencias tradicionalmente bien situadas en este particular ranking, como Suiza, Italia o Francia, y sólo superada, por un escaso margen de dos décimas, por Japón. Concretamente, la esperanza media de vida se situó en 83,4 años en el país nipón frente a los 83,2 (con datos de 2013) que vivimos como promedio en el nuestro. Tal vez la explicación a esta casi inmejorable posición se encuentre en nuestra dieta. Sigamos fieles a ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *